Reflexiones y propuestas sobre el entorno ambiental y socio-económico

En el Día Mundial contra el Fracking (comunicado de EQUO Jaén)

La fracturación hidráulica o fracking es una técnica empleada en la extracción de gas no convencional y que consiste en la inyección de una gran cantidad de agua, mezclada con arena y un cocktail de productos químicos, para conseguir que la roca en la que el gas se encuentra aprisionado literalmente se reviente, consiguiendo liberarlo para que sea recogido en la medida de lo posible.

Evidentemente ante esta definición la retahíla de preguntas es considerable: ¿dónde va el gas que no se consigue recoger?, ¿y los productos químicos inyectados?, ¿qué pasno frackinga con los acuíferos de la zona?, ¿y con las tierras de cultivo?, ¿cuáles son los efectos que estas inyecciones a presión pueden provocar en la tierra?, ¿qué ocurre cuando se deja de explotar un pozo de extracción?...

Las respuestas de todas estas preguntas son las que nos llevan a celebrar el Día Mundial Contra el Fracking porque ni que decir tiene que el gas y los productos químicos no recogidos quedan libres filtrándose por el suelo, con la consiguiente contaminación y efectos para la salud, que los acuíferos así como las tierras cultivables de la zona corren un riesgo gravísimo de quedar contaminadas amén del desorbitado consumo de agua que esta forma de explotación lleva aparejado ya que sólo para la fase de fractura una plataforma con 6 pozos de 2 kilómetros de profundidad y 1,2 km de recorrido horizontal necesita entre 72.000 y 210.000 toneladas de agua, todo ello en zonas en las que la carencia de agua se ha convertido en crónica. Está sobradamente reconocido que los trabajos de fracking provocan un incremento considerable de la actividad sísmica por lo que en aquellas zonas ya susceptibles de sufrir temblores de tierra los terremotos ocasionados pueden incrementarse notablemente en número e intensidad y, por último y por seguir el guión de las preguntas enunciadas, una vez terminada la actividad de los pozos, cosa que ocurre al cabo de cómo mucho cinco años dentro de los cuales en el primer año se extrae hasta el 70% de todo el rendimiento posible, no pasa nada. Es decir, nadie puede arreglar el destrozo ocasionado. Para entonces se estará explotando otro pozo cerca en el que se volverá a repetir todo el proceso. Lo que nos llevará a un paisaje de pozos y desierto, de caminos hechos al efecto y abandonados después, de contaminación durante y después de la explotación, y sobre todo a un paisaje de pobreza en el que en ningún momento se habrá notado el supuesto “maná” que se esgrime como argumento principal para convencernos de la bonanza de usar esta técnica. No habrá “pan para hoy y hambre para mañana”, ni siquiera lo habrá para hoy.

            Todo esto nos lleva a preguntarnos, ¿por qué entonces se apuesta por esta técnica de explotación con tan graves riesgos para la salud de las personas y la economía y el medio ambiente de una zona? La respuesta es sencilla, porque no hay otra manera de sacar el gas no convencional. Y hoy en día este gas se ha convertido en uno de los últimos coletazos de un sistema energético que vive apoyado en la explotación sin límites de los combustibles fósiles, que ya dan evidentes muestras de su agotamiento. Hace unos años nadie, ninguna compañía o empresa energética, habría prestado atención a este gas por la baja rentabilidad y el enorme esfuerzo, no solo económico sino de coste medioambiental y social, que tiene. Pero resulta que se ha creado una burbuja alrededor de este elemento que se ha convertido en una fuente de beneficio para aquellos que están dispuestos a sacrificar la salud, el bienestar y la calidad de vida de todos los ciudadanos de allí donde quieran extraer el gas.

Pero claro podemos estar tranquilos, las autoridades no dejarán que todo esto ocurra, ¿o sí?

Pues lamentablemente sí. Los gobiernos y algunos de los partidos en los que se sustentan, y otros en los que no, apoyan la utilización de esta técnica. No les basta con saber las consecuencias nefastas que estas explotaciones han tenido en otros países como Estados Unidos, donde son pioneros en su utilización. No parece suficiente que países como Francia haya prohibido su uso o que zonas enteras de otros países, como Renania del Norte-Westfalia en Alemania, se hayan declarado “libres stop-frackingde fracking”.

Y qué pasa aquí, en Andalucía, en Jaén. Pues pasa como muchas veces a lo largo de la historia, que las presiones de los grupos interesados son capaces de volcar la situación y gobernantes que en otras zonas piden su prohibición aquí se muestran menos que tibios a la hora de hacer lo propio. Y si no ¿a cuento de qué viene que el Gobierno autonómico presente una Proposición No de Ley (PNL) para declarar la región “Libre de Fracking” pudiendo presentar directamente una ley que prohíba y sancione su uso? ¿Por qué en el primer debate de una PNL en este sentido en la comisión de Medio Ambiente del Parlamento autonómico se acabó descafeinando totalmente el texto para acabar aceptando las licencias ya concedidas en nuestro territorio y por qué meses más tarde se aprueba otra PNL, esta vez en la comisión de Economía, pidiendo la declaración de “Andalucía Libre de Fracking” pero indicando en el punto dos “dejar sin efecto, en su caso, todas las autorizaciones concedidas por la Junta para la realización de estudios prospectivos mediante esta técnica“.¿En su caso? ¿En qué caso, señores del Gobierno? En ningún caso, no queremos que se haga fracking en nuestra comunidad, ni en ninguna, en ningún caso. Queremos que la Comunidad Autónoma Andaluza sea referente y punta de lanza en el cambio de modelo energético, que es inevitable, y que todas estas licencias y moratorias no hacen sino retrasar la salida hacia un sistema basado en las energías renovables, en las que por cierto sí que somos punteros y sí que crean riqueza y empleo en la zona en lugar de destrucción y abandono.

Jaén es una de las provincias afectadas por las licencias de explotación concedidas. En concreto tenemos más licencias que nadie en Andalucía, principalmente en la comarca de La Loma, Sierra Mágina, Sierra de Cazorla. ¿De verdad a nadie del Gobierno se le ha ocurrido que esto puede acabar con la economía de la provincia, eminentemente agrícola? La nueva consejera de Agricultura, Elena Víboras, ha declarado que hay que luchar hasta el último ápice por la calidad de nuestro aceite. ¿Cree usted, señora Víboras, que los exigentes consumidores europeos, asiáticos o norteamericanos van a seguir teniendo en tan alta estima nuestro aceite cuando sepan que se produce justo al lado de estos pozos? ¿Por qué cree usted que La Rioja ha sido una de las primeras regiones en declararse Libres de Fracking? Quizá la calidad de su vino haya tenido algo que ver, ¿no le parece?

Realmente a mí me parece que con todos estos interrogantes ya debería ser más que suficiente para que no se volviera a oír hablar de esta forma de explotación pero aún nos queda algo más importante. ¿Qué pasa con la salud de los habitantes de las zonas afectadas? ¿Esperamos a que enfermen y luego ya se verá si se les indemniza y cómo? Visto lo de Aznalcóllar ya podemos imaginar la respuesta. Quizá también debería presentarse la PNL en la comisión de Sanidad del Parlamento. Quizá deberíamos recordar que la mejor política sanitaria no es la que se limita a curar a los enfermos, sino la que evita que enfermen. Como consecuencia del fracking cabe destacar afecciones a la salud humana por la utilización de 17 tóxicos para organismos acuáticos, 38 tóxicos agudos, 8 cancerígenos probados, 6 sospechosos de ser cancerígenos, 7 elementos mutagénicos, además de aquellos elementos tóxicos presentes en el subsuelo liberados durante la explotación.

En fin, que el 19 de Octubre se celebra el día mundial contra el fracking y esperamos que sea el último año que se celebre porque pronto nadie se acuerde de la amenaza que una vez se cernió sobre todos nosotros y que amenazaba con acabar con la salud y el futuro de toda una comunidad. Aunque sí deberíamos recordar que hay algunos de nuestros llamados representantes que están dispuestos a correr el riesgo en carnes ajenas que supone la fracturación hidráulica.

Autor:

David Palomino Ramírez

Coportavoz y responsable de comunicación  de EQUO Jaén

Anuncios

3 comentarios

  1. Amy

    muy cierto todo lo que escribiste! Yo vivo en Rumania (Europa) y tenemos problemas con los de Chevron y con otros en esta parte del pais donde yo vivo!! Lo que me da rabia, es leer que hay otros paises en esta tierra donde pasa lo mismo. En la tele no cuentan nada, no cuentan que ya hay lugares donde el fracking fue prohibido y que en otros lugares se protesta contra la exploraciones! Fuerza a sacar a todos estos que quieren distruir al ser humano y a la tierra!! Les deseo mucha suerta en esta batalla! UNIDOS SE PUEDE!

    Me gusta

    noviembre 15, 2013 en 8:39 pm

    • Muchas gracias por el apoyo Amy. Poco a poco esperamos que con la presión social consigamos parar esta barbaridad que es el Fracking.

      Poco a poco se está demostrando no solo que ambientalmente es insostenible, sino que económicamente tampoco es rentable, y que no es más que una burbuja que han creado para enriquecerse unos pocos.

      Me alegra que escribas desde Rumanía, y si te apetece, te invito a que si estas interesada escribas algún artículo (en español o en inglés si prefieres).

      Saludos!!

      Me gusta

      noviembre 15, 2013 en 9:30 pm

  2. Hawer

    Ya están en Colombia, pero lo que me asusta es que nuestro gobierto es inepto y los ambientalistas somos ignorados por el estado.

    Me gusta

    octubre 31, 2014 en 3:51 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s