Reflexiones y propuestas sobre el entorno ambiental y socio-económico

Descubriendo nuestro Universo (parte 1): La Teoría “M”, ¿la respuesta a las preguntas fundamentales del ser humano?

El propósito de esta serie de artículos dedicados a nuestro universo no es más que el de tratar de responder a las preguntas fundamentales del ser humano. Quizá sea demasiado ambicioso, pero ¿no es ese el objetivo de la ciencia, el de dar explicación e investigar todos todo lo que ocurre en nuestro entorno? Desde hace ya dos décadas la física está dando un paso de gigante en este ámbito. Pero, como ocurre en la mayoría de las veces en la ciencia, los descubrimientos no atraviesan esa barrera que en muchas ocasiones separa a la Comunidad Científica del resto de la sociedad. Es por ello por lo que intentaré “traducir” todos estos conocimientos que son tan fascinantes y que pueden dar un giro coopernicano a la concepción que actualmente tenemos de nuestro universo.

Esquema cuerda particula atomo molecula

Desde que Einstein enunció las teorías de la Relatividad General y Especial los físicos han intentado encontrar su relación con la física cuántica. En definitiva, cómo poder unir la gravedad a los conocimientos de física cuántica, la física a nivel “macro” con la física “micro”. Esto es lo que se ha llamado la “unificación de la física”.

Entonces apareció la Teoría de Cuerdas. Según esta teoría, las partículas (protones, neutrones…) no son más que la consecuencia de la vibración de pequeñas “cuerdas” que, en función de la frecuencia de vibración, darán lugar a una partícula u otra. Es como cualquier instrumento de cuerda, que dependiendo de la vibración que ejerza emitirá una nota u otra. Lo fascinante de esto es que a bajas energías la Teoría de Cuerdas se convierte en la Teoría de la Relatividad General. Puesto que la Teoría de Cuerdas es una teoría cuántica, entonces se ha conseguido una teoría consistente con la Relatividad General y la Teoría Cuántica.

Pero los científicos se encontraron con que había 5 modelos de cuerdas, con distinta formulación, que eran consistentes con la Relatividad General y que, por tanto, podrían ajustarse a la naturaleza. Sin embargo, las ecuaciones eran demasiado complicadas y se necesitaba una formulación mejor. A cada uno de estos modelos se le llamó supercuerda.

Finalmente, en 1994, los científicos llegaron a la idea fundamental, y era que estas 5 supercuerdas no eran más que manifestaciones, aproximaciones, casos particulares de una gran teoría, la Teoría M. Aún más fascinante es que en esta teoría unificadora o primordial, las cuerdas sólo son uno de los componentes de las p-branas, estructuras que pueden contener objetos de 1 dimensión (1-branas), 2 dimensiones (2-branas) y así sucesivamente en función de la dimensión.

Ahora bien, ¿cómo o sobre qué se mueven las p-branas? Pues la teoría conduce a que se mueven sobre las D-branas, que no son más que objetos dinámicos que, al igual que las cuerdas, se mueven y vibran a través del espacio-tiempo. Por tanto las cuerdas abiertas, cuyos extremos se mueven en dos dimensiones, se situarán en una D2-branas (ó D-membrana). Así hasta un máximo de 9 (D9-branas) que correspondería a aquella Dp-branas que se moviese en todo el espacio.

branas

Y ahora bien, ¿qué tiene que ver todo esto con el Universo y su estructura a nivel “macro”? Pues bien, nuestro universo no es más que una gran membrana de 11 dimensiones. Nosotros únicamente somos capaces de percibir tres (largo, alto y ancho, o ejes x, y, z) y los que sean capaces de percibir el paso del tiempo (una buena cualidad, sin duda) verán una más.

Por tanto, nuestro universo es una gran membrana, una gigantesca membrana que flota, que se mueve, que se desplaza  a través de… ¿a través de dónde? Y…si sólo podemos percibir 4 dimensiones… ¿qué pasa con las 7? ¿Dónde están? ¿Qué hay en ellas? Si nuestro universo es una membrana, ¿hay más membranas, es decir, hay más universos? Y si es así ¿cuántos hay?

Son muchas preguntas, quizá demasiadas. Hemos empezado esta serie de artículos tratando de responder a las preguntas fundamentales del ser humano y hasta ahora sólo hemos logrado aumentar el número de interrogantes.

Sabemos ya que hay algo denominado Teoría M que puede ser que se convierta en la Teoría del Todo, es decir, que sea capaz de explicar todos los fenómenos que tienen lugar en nuestro universo.

En el próximo artículo trataremos de dar respuesta a las preguntas anteriores y poco a poco conseguiremos clarificar todos estos nuevos términos asociados a esta nueva física que algunos llaman física postmoderna.

Autor:

José Luis Vicente Vicente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s