Reflexiones y propuestas sobre el entorno ambiental y socio-económico

Los “derechos” de los animales

Hace unos días me sorprendió ver las declaraciones del parlamentario del partido Unión, Progreso y Democracia  (y actor) Toni Cantó en el Parlamento español. El parlamentario se hacía una pregunta: “¿tienen o no derechos los animales?”

Antes de nada, debería recordar cuál es el origen de estas declaraciones. Una ILP (Iniciativa Legislativa Popular) que propone declarar las corridas de toros Bien de Interés Cultural (BIC) y así protegerlas, con el fin de que las Comunidades Autónomas no puedan prohibirlas.

Bueno, pues como iba diciendo, su Señoría Toni Cantó, se preguntaba si los animales tenían o no derechos. Tras parafrasear a su compañero de partido el filósofo Fernando Savater, y esgrimir argumentos tales como que “los animales no tienen derechos porque no tienen obligaciones” o “el maltrato a los animales no viola ninguna obligación moral con ellos”.

Tras una argumentación que cuanto menos fue difusa, Cantó acaba sentenciando que “los animales no tienen derecho a la vida ni a la libertad”, a pesar de que en su mismo discurso también dijese que “la brutalidad con los animales nos hace menos humanos”.

Otro argumento que añadió a su particular discurso fue el de equiparar la muerte de los toros en las corridas con la de los animales en los mataderos (cerdos, vacas, pollos…).

No quiero hacer de filósofo, pues no es mi profesión. Pero, como ser humano que se considera mínimamente racional, argumentaré.

Desde el primer momento, bajo mi punto de vista, este debate no tiene ningún sentido, pues debería salir de nosotros mismos, los seres humanos, el respetar la vida de todos los seres vivos, y no debería haber hueco para este tipo de debates.

Evidentemente, todos los seres vivos tenemos necesidades vitales, y una de ellas es la de alimentarse, la cual, es un mecanismo de la propia naturaleza para regular las poblaciones de cada especie.  Eso es muy distinto a los derechos, los cuales son inherentes e intrínsecos a todos los seres vivos (sean racionales o no, sufran o no).

El hecho de ser animales racionales no nos otorga más derechos respecto a los otros seres vivos, sino que nos otorga obligaciones. Las obligaciones surgen de la racionalidad del ser humano. Es nuestra obligación respetar no solo los derechos de los seres vivos, sino el de respetar también el medio no vivo (abiótico): las aguas, el suelo, la atmósfera… Esto es independiente de lo que ponga en una ley o constitución, porque los derechos y nuestras obligaciones no se crean, se reconocen.

Matar a un animal con el fin de ofrecer un espectáculo no es una necesidad y, no nos hace menos humanos, como dice Cantó,sino nos  inhumanos. ¿Acaso alguien me puede decir qué otra especie mata o hace sufrir a otra con el fin de “divertirse”? Ninguna. Va a resultar que los animales son más humanos que muchos de nosotros…

Y, por si el lector se ha quedado en ascuas pensando si la ILP salió adelante, le comunico que sí. Ahora el Gobierno deberá decidir si nombra a la “fiesta” de los toros Bien de Interés Cultural.

Me gustaría terminar diciendo que una tradición no es “buena” o “adecuada” por el mero hecho de ser una tradición y, por tanto, puede ser eliminada o modificada en cualquier momento. Este país es mucho más que toros. Ojalá se preocupen de la verdadera cultura española (cine, teatro, música…) tanto como lo hacen por las corridas de toros.

Autor:

José Luis Vicente Vicente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s