Reflexiones y propuestas sobre el entorno ambiental y socio-económico

El Medio Ambiente, un “bien superior”

Cuando estaba en la facultad, en el tercer año de carrera, tuve una asignatura llamada “Economía Ambiental”. Entre los muchos conceptos que aprendí, que por cierto fueron de los más útiles y clarificadores de todos mis estudios, hubo uno que hoy me viene a la mente. La diferencia entre los bienes “superiores” y los “inferiores”. Un bien superior es aquel que se desea a medida que se tiene un mayor nivel de renta, mientras que los bienes inferiores son los que podríamos llamar de necesidad. Pues bien, durante esa clase, el profesor nos explicaba que el medio ambiente es un bien superior, y de ahí que en las sociedades “desarrolladas” fueran poco a poco considerando necesaria su protección. Entonces, comprendí que nuestra sociedad había llegado a ese punto en el que ya nos deberíamos preocupar por la protección del medio ambiente.



Hace un par de semanas, estaba en la estación de autobuses de Jaén. Sentado en un banco, en una esquina, con la cabeza agachada y mirando hacia la pared, había un chico, supongo que africano, y supongo también que probablemente había venido a la ciudad a ver si podía trabajar en la recogida de la aceituna que, por cierto, este año la cosecha ha sido ruinosa. No tenía más que una pequeña mochila y una bolsa, donde dejaba entrever varios enseres personales.

A mi otro lado había un gran bullicio generado por un grupo de jubilados (unas 25 personas) cuya causa del viaje no tardé en averiguar, se trataba de un viaje del IMSERSO. Entre estas personas había un hombre, de gran estatura paseando junto a mí. Entonces, en su travesía particular se topó con el chico africano. Pero había un problema, no podía pasar porque el chico se situaba entre la pared y uno de los bancos, con lo que impedía el paso del jubilado caminante. Entonces, el jubilado, al ver que no tenía modo alguno de continuar su camino, y como supongo era importante para él la continuidad del mismo, procedió a retirar la mochila del chico africano con el pie, sin pedirle disculpas al chico, sin mirarle. A todo esto, el chico africano continuaba mirando hacia la esquina, supongo que acostumbrado a este tipo de actitudes.

El jubilado caminante no sólo hizo este gesto de dudosa educación una vez, sino que por lo menos lo hizo tres o cuatro veces, y todas ellas sin ni si quiera mirar al chico. Al cabo de un rato, el chico se levantó, tenía una pronunciadísima cojera.

¿Cómo podemos preocuparnos de cuidar el medio ambiente si no cuidamos de las personas que más lo necesitan? Es más, aunque se sea la persona más respetuosa del mundo con el medio ambiente, si no se es capaz de ayudar y respetar a las personas, de nada sirve.

¿Cómo puedo decirle a alguien que a veces no tiene ni para comer que cuide el medio ambiente, que recicle, que sea eficiente con el agua, que no derroche energía…? ¿Cómo puedo decirle a un amigo que no tiene trabajo y se alimenta a base de lo que le dan en Cáritas que no mezcle plástico con cartón, o que compre productos de “Comercio Justo”? ¿…cómo puedo decirle que preserve el medio ambiente para poder satisfacer las necesidades de las generaciones futuras, si ni si quiera pueden satisfacer las más básicas suyas?

Jamás pensé que pudiera llegar a decir esto, pero es la triste realidad. Sin protección social olvidémonos de la protección del medio ambiente. Si tenemos actitudes como la del jubilado que he descrito antes, si los ricos son cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres, si tengo que acabar impartiendo la protección del medio ambiente en universidades que son solo accesibles para las clases altas mientras que en la calle hay tanta gente pasándolo tan mal… Así no. No, ya no somos una sociedad que pueda preocuparse por los “bienes superiores”, tenemos otras necesidades que atender.

Ahora recuerdo aquellas clases de Economía Ambiental como un espejismo. Sin duda, lo fue.

Autor:

José Luis Vicente Vicente

Anuncios

2 comentarios

  1. Buena reflexión, pero hay que seguir profundizando… ¿Generaciones futuras? todavía está por ver, tal y como planteas, que nuestro modelo de desarrollo sea capaz de satisfacer las necesidades de las generaciones presentes.

    Y sin definir cuales son esas necesidades difícilmente podemos satisfacerlas de modo que no se comprometa la capacidad para satisfacer las necesidades de las generaciones futuras.

    El medio ambiente no es algo accesorio o superior, es el soporte para la satisfacción de las necesidades primarias, otra cosa es que la preocupación ambiental venga después de llenar el estómago y leer un poco.

    Saludos.

    Me gusta

    febrero 18, 2013 en 2:41 pm

    • Precisamente, hablo de la preocupación por el medio ambiente (no del hecho de respetarlo y mantenerlo en su correcto estado). Estoy de acuerdo contigo en que es nuestro soporte, y sin él no es posible el resto.

      Pero la conciencia ambiental…esa es otra cuestión.

      ¡Muchas gracias por tu aportación!

      Me gusta

      febrero 20, 2013 en 12:44 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s