Reflexiones y propuestas sobre el entorno ambiental y socio-económico

Breve historia de la Tierra y de la vida

Todo comenzó hace más de 5.000 millones de años, cuando el estallido de una supernova cercana hizo que una nebulosa se concentrase y se comenzase a formar el protosol, que más tarde daría lugar al actual Sol. Mientras tanto, una masa de rocas, gas y polvo salieron despedidos hacia el exterior del protosol, por el propio giro de éste, concentrándose por el choque y la gravedad en pequeños protoplanetas, los cuales fueron aumentando su tamaño por el impacto de sucesivos fragmentos rocosos, hasta la formación de la Tierra hace unos 4000 millones de años.

Es hace unos 3.800 millones de años cuando se supone que aparece la vida, bien por origen extraterrestre (panspermia) o bien dentro de la propia Tierra. Se trata de organismos procariotas autótrofos, capaces de realizar la fotosíntesis oxigénica. Estos organismos son las cianobacterias. Su gran versatilidad de ambientes y su resistencia a las distintas condiciones ambientales posibilitaron que se extendieran ampliamente por la Tierra, y aún hoy en día estén presentes. La actividad de las cianobacterias (utilizando el CO2 para producir O2) posibilitó el cambio de una atmósfera anóxica a otra con oxígeno.


Es a partir de los 3.800 millones de años cuando también se supone que empiezan ya los primeros procesos climáticos, pues de esa época tratan las rocas sedimentarias más antiguas halladas.

Avanzando ya hasta los 2.800 millones de años, vemos que aparecen los primeros organismos procariotas oxigénicos, mientras que ya tenemos un supercontinente perfectamente formado desde hace 1.000 millones de años, Vaalbará. La aparición de una atmósfera oxigénica en la Tierra marca el comienzo del eón Proterozoico.

Situándonos ya en pleno eón Proterozoico, hace unos 1.800 millones de años, se origina la primera célula eucariota. En cuanto a los continentes, Rodinia es el gran supercontinente que se empieza a formar, germen de los protocontinentes que se formarán más adelante.

La formación de otro supercontinente marca el final del eón Proterozoico, Pannotia y da inicio al eón Fanerozoico (hace 540 millones de años).

El eón Fanerozoico,  se divide en tres eras: Paleozoico, Mesozoico y Cenozoico. La era Paleozoica comienza con el período más importante desde el punto de vista de la vida en la Tierra, el Cámbrico. En este período se produce la famosa y archiconocida “Explosión Cámbrica”, caracterizada por una gran proliferación de organismos pluricelulares macroscópicos. La gran mayoría de los filos aparecen en esta etapa, muchos perduran hasta el día de hoy. Hay controversia entre la Comunidad Científica en cuanto a las causas de esta gran proliferación.

Durante toda la era Paleozoica se desarrollan los invertebrados, las plantas sin flores, anfibios reptiles y los grandes árboles primitivos. El supercontinente Pannotia se había dividido en otros pequeños continentes. Se caracteriza esta época por una gran actividad tectónica, formándose en el Carbonífero-Pérmico la gran cordillera Hercínica en la “Península Ibérica” (300 millones de años). Grandes cordilleras, de hasta 9.000 metros se elevan en el oeste de lo que ahora es nuestro País.

Esta gran actividad tectónica da lugar a un nuevo supercontinente, Pangea. Se produce la mayor extinción masiva de la historia de nuestro Planeta (250 millones de años). Hay varias hipótesis en cuanto a sus causas (vulcanismo extremo, explosión de una supernova…). El caso es que hasta un 95% de las especies pudo haber desaparecido en este episodio. Marca el inicio de la era Mesozoica.

El Mesozoico se compone de tres períodos: Triásico, Jurásico y Cretácico. Durante el período Triásico dominan los grandes reptiles y anfibios, los cuales habían sobrevivido a la extinción del Pérmico. Pero no iban a correr la misma suerte en la transición Triásico-Cretácico, cuando una nueva extinción (un 20% aproximadamente de las especies desapareció) y desaparecieron los de mayor tamaño para dar paso al dominio de otras especies que no eran demasiado importantes hasta entonces, los dinosaurios (200 millones de años). Aparecen las aves y los marsupiales, junto con las plantas con flor. Pero es en el período Cretácico en el que realmente los dinosaurios fueron los auténticos dominadores del Planeta, al mismo tiempo que empezaron a aparecer los primeros mamíferos, pero con una importancia muy baja, en ese momento.

Y llegamos hasta los 65 millones de años, con una Tierra dominada por los dinosaurios y unos mamíferos relegados a un plano muy secundario. Hasta que un buen día, un gran meteorito se estrella contra la Tierra. La mayor parte de los dinosaurios mueren, no por el propio impacto, sino por el cambio climático repentino que tuvo lugar tras el impacto. Sólo sobrevivieron organismos acuáticos, algunas aves  y unos pequeños animales de menos de 15 kg que pudieron refugiarse en sus madrigueras, los mamíferos.

Comienza la era Cenozoica con sus períodos (o épocas, según autores): Paleoceno, Eoceno, Oligoceno, Mioceno,  Mioceno, Plioceno y Cuaternario (compuesto por el Pleistoceno y el Holoceno). Es en el intervalo Paleoceno-Eoceno cuando se produce el Máximo Térmico, una época caracterizada por un brusco cambio climático, caracterizado por una repentina elevación de las temperaturas, aumento del nivel del mar y una nueva extinción (55 millones de años).

Ya en el Oligoceno (33 millones de años) es cuando tiene lugar la famosa Orogenia Alpina, en la que se forman las grandes cordilleras de la Península Ibérica (Pirineos, Cordilleras Béticas…). La deriva de los continentes provoca que se forme la Corriente Circumpolar Ártica y la congelación de la Antártida. Continúa la evolución de animales y plantas constituyéndose las familias modernas.

Es en el Mioceno (23 millones de años) cuando el Mediterráneo se deseca debido a una gran reducción en el aporte de agua al mismo. En el Plioceno (5 millones de años) aparece el Australopitecus.

Es hace 2,5 millones de años cuando comienza el Cuaternario (Pleistoceno y Holoceno). Durante el Pleistoceno se producen diversas glaciaciones alternadas con períodos interglaciares de climas más suaves. Los homínidos comienzan a evolucionar y gran parte de los grandes animales se extinguen. El final de la última glaciación marca el comienzo de la última y actual etapa, el Holoceno (12.000 años).

El actual cambio climático junto con la gran extinción que está ocurriendo podría marcar el inicio de un nuevo período. No lo veremos, pero esperemos que no sea así.

Autor:

José Luis Vicente Vicente

Anuncios

4 comentarios

  1. José Loyola G.

    Si todos los de mas mundos de la galaxia no tienen mar, en que periodo ¿cayo agua o hielo a nuestro mundo?

    Me gusta

    septiembre 8, 2014 en 12:08 am

    • José Loyola G.

      Si el agua para nosotros es el principio de la vida, falta algún estudio para llegar alguna conclusión, o alguna sugerencia, que pasaría si algún día se secara este, nuestro mundo.

      Me gusta

      septiembre 8, 2014 en 12:25 am

      • Nuestro mundo no se va a secar José, pues el agua presente en la Tierra sigue un ciclo invariable (más o menos). Es de esperar que cuando el Sol sea ya tan grande que abrase la Tierra, en ese período ya no habrá agua, pero los seres humanos nos habremos extinguido mucho antes. No te preocupes por eso.

        Me gusta

        septiembre 8, 2014 en 2:07 am

    • Pudo ser por un gran cometa o porque el impacto de algún meteorito provocase una gran presión en la superficie terrestre que generase la aparición de agua

      Me gusta

      septiembre 8, 2014 en 2:05 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s