Reflexiones y propuestas sobre el entorno ambiental y socio-económico

¿A quién pertenecen los recursos naturales?

Hace ya unos meses conocimos la noticia de que Argentina nacionalizó YPF (compañía perteneciente a la española Repsol). No soy economista, por lo que no realizaré un análisis sobre si Argentina se saltó las reglas económicas, legales o económico-legales. En ese momento decidí no escribir nada en relación a ello, más que nada por dejar pasar el tiempo y poder observar los hechos con perspectiva y desde el sosiego.

Los recursos naturales, como cualquier componente más del medio ambiente, son bienes públicos y, por tanto, nos pertenecen a todos. Los economistas distinguen varias situaciones en las cuales el mercado no funciona y se producen ineficiencia, son los llamados “fallos de mercado”, entre los que se encuentran los bienes públicos.


Por tanto, el que una empresa extranjera se “adueñe” de los recursos de otro país significa que les está quitando parte de algo que les pertenece a todas y a cada una de las personas que habitan ese país. Con ello quiero decir que los recursos naturales de un país deben ser explotados por el propio país, y en ningún caso por agentes extranjeros.

La segunda cuestión es qué tipo de organización debe  ser  la encargada de explotar dichos recursos. No puede ser una empresa privada, pues su orientación al beneficio llevaría a utilizar el bien público como una mercancía más, pervirtiéndola y generando un precio de venta demasiado elevado como para poder ser asequible a la población.

Por tanto, llegados a este punto, ¿qué tipo de organización puede gestionar los recursos naturales? La respuesta está clara, el Estado. Los países son las únicas “organizaciones” capaces de gestionar los recursos naturales de forma que sean asequibles para su población.  Si los recursos naturales están en posesión de empresas de países “desarrollados”, cuando dichos recursos no se sitúan en estos países, entonces se convierten en dueños del presente y del futuro de los países a los que expolian sus recursos, creando un neocolonialismo inaceptable en el Siglo XXI.

Con todo ello no quiero decir que apoye la forma de gobernar de la presidenta de Argentina ni de ningún otro país de América Latina (o África), sino que hay que cambiar el sistema de explotación y gestión de los recursos naturales, permitiendo que los países en los que éstos se ubican puedan realizar una gestión adecuada de los mismos.

De todos modos, no hay que olvidar que el gran desarrollo que los países del Primer Mundo tenemos es a costa del subdesarrollo de otros. Si sólo tenemos una tarta para repartir y nosotros nos comemos más de lo que nos corresponde, entonces otros se quedarán con menor cantidad de la que deberían. Ahora llega el momento de hacer dieta y empezar a comer un poco menos… ¡Además, es muy bueno para la salud!

Autor:

José Luis Vicente Vicente

Anuncios

Una respuesta

  1. nancy

    Muy buena informacion sirvio de mucho gracias ~~~~~~*~~~~~~

    Me gusta

    septiembre 20, 2013 en 4:19 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s