Reflexiones y propuestas sobre el entorno ambiental y socio-económico

Especies invasoras en tu jardín

Hace unos meses, mientras paseaba por los alrededores de un barrio de Salamanca (España) en el que vivo, una zona en la que están construyendo nuevas viviendas, me encontré con una desagradable sorpresa: en los jardines que han creado con el fin de “embellecer” los pisos que están construyendo han plantado el Plumero de la Pampa (Cortaderia selloana).

Esta especie, perteneciente a la familia Poaceae, es de origen sudamericano (muy frecuente en Argentina y Brasil). Su introducción en España constituye un gran problema para el medio ambiente, sobre todo en el norte de España.

Su capacidad de reproducción es espectacular, pues cada penacho puede producir más de 100.000 semillas, convirtiéndola en la especie predominante en las zonas en las que se establece. Se trata de una especie oportunista que crece mejor que el resto en terrenos pobres, apareciendo en las cunetas de las nuevas vías de circulación. Su gran robustez provoca que sea muy difícil su desaparición en aquellas zonas en las que ha conseguido instaurarse.

Por todos estos motivos es por lo que, en mi opinión, la plantación de esta especie debería estar controlada y restringida por las autoridades competentes, siendo absolutamente imprudente dedicarse a implantarla en aquellas zonas no colonizadas todavía.

Es por ello por lo que me puse en contacto con la promotora de las viviendas para comunicarle toda esta información. La respuesta de la promotora fue remitirme al vivero de donde han obtenido los individuos de esta especie. Pues bien, la respuesta del vivero fue que los técnicos de su empresa consideraban que esa especie no genera ningún riesgo para el medio ambiente.

Supongo que los supuestos técnicos no han tenido en cuenta que la zona donde han plantado la especie se encuentra cerca de un arroyo (una zona con humedad, por tanto) y que genera el ecosistema propicio para que ésta se reproduzca masivamente y colonice las zonas aledañas. Además, se encuentra en una zona alta donde los flujos de viento son bastante más importantes que en el resto de la ciudad, incrementando el proceso comentado de dispersión de las semillas.

Con ello, quiero invitar a la reflexión, a que pensemos que existen muchas especies (muy adecuadas también desde el punto de vista ornamental) con las que embellecer nuestros parques y jardines, y que no es necesario utilizar para ello especies no originarias de la zona y que pueden poner en grave peligro los ecosistemas donde se instauran. Esto es más grave aún, cuando estas operaciones se encuentran “avaladas” por técnicos competentes para ello.

Autor:

José Luis Vicente Vicente

Anuncios

4 comentarios

  1. Adriana

    Coincido contigo. Es cierto: aquí en Argentina tenemos un caso similar: turistas argentinos que viajaron a Brasil aprovechando la bonanza de años anteriores, introdujeron al país un tipo de “clavel del aire” de una especie distinta a las que se pueden encontrar normalmente aquí. Esta se propagó rápidamente afectando árboles locales, y lo más llamativo: los cables del tendido eléctrico, donde es muy común verlos abarrotados, sobre todo en ciudades pequeñas rurales del interior

    Me gusta

    mayo 17, 2012 en 12:29 pm

  2. Hola José Luis,
    Esto ha ocurrido en el pasado, ocurre en el presente y ocurrirá en el futuro, de ida y de vuelta. No digo con ésto que no deba controlarse, pero lo veo muy difícil con la facilidad de trasladar diferentes especies entre los países. Nosotros en Argentina tenemos el gran problema del “siempre verde” o “ligustrino” que usamos como límite o para limitar la visión hacia la propiedad y que fue traído de Europa. Más allá que es una porquería porque no funciona como tal, además tiene una proliferación que hace que se formen bosques en algunos lugares donde no crece nada debajo, además de ser muy poco atractivo.
    Este plumero también es utilizado como ornamentación en Argentina, pero no hay tantos problemas (que yo sepa) en su proliferación.
    Por otra parte, yo he recibido unas semillas de Moringa (la planta de la vida) y también me he preguntado cuál sería la consecuencia de plantarla sin control. Es una planta de origen africano y su crecimiento es realmente increíble! Por el momento tengo plantines, pero no termino de decidirme si usarla en mi jardín o no. Qué opinan?
    Saludos y gracias,
    Marcelo

    Me gusta

    mayo 17, 2012 en 2:56 pm

  3. MUCHAS GRACIAS

    Me gusta

    mayo 17, 2012 en 6:14 pm

  4. Hola.

    En mi opinión, NUNCA debe introducirse una planta que no es propia del lugar, y si por las razones que sean esto fuera necesario, debería estar profundamente estudiada su implantación. No es lo mismo el plumero en Argentina que en España, pues no poseemos ni las mismas especies, ni las mismas condiciones climáticas y, por tanto, no son iguales ecosistemas.

    El plumero es una especie invasora de sobra conocida por los especialistas en España, y es una auténtica barbaridad su implantación como especie ornamental.

    Un saludo.

    Me gusta

    mayo 21, 2012 en 8:54 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s