Reflexiones y propuestas sobre el entorno ambiental y socio-económico

¿Es eficiente el Protocolo de Kyoto y el Mercado de Derechos de Emisión de la UE?

Nos pasamos la vida escuchando a los políticos, científicos y todos aquellos que creemos que son  incomparables a cualquiera de nosotros porque su nivel de inteligencia o de conocimiento se escapa a nuestro entendimiento. Si un especialista en economía dice que la crisis irá a peor, entonces, de la nada, de una simple idea que fue expresada en voz alta, la gente empieza a retener su consumo, comienza a caer la demanda, a subir los precios y todos esos efectos que se desencadenan iniciados por una simple expectativa. ¿Por qué es tan complicado mejorar nuestra economía, nuestro mercado laboral, el cambio climático? Quizás ni esos especialistas tan especialistas tienen la respuesta…

Investigando un poco, leyendo artículos y contrastando datos nos surgió la duda sobre la eficiencia del llamado y tan conocido Protocolo de Kyoto. Este protocolo, que surgió de la mente de algún “especialista” en el tema, pretende que varios países se comprometan a una reducción de las emisiones de CO2 en un plazo determinado y con ello evitar el ya confirmado cambio climático. Las emisiones de CO2 constituyen el principal causante del cambio climático. Una vez llegados a este punto, nos empezamos a preguntar si realmente esto se estaba cumpliendo, cómo se había planteado el cálculo de estas emisiones, su eficiencia económica y medioambiental etc. Debemos entender eficiencia como lo que realmente significa y no bajo ideas políticas o ideologías. La eficiencia quiere decir conseguir un fin, una producción, un objetivo, con el menor uso posible de recursos. Encontramos varios artículos en los que comenzamos a basar los argumentos que sustentan nuestra hipótesis de que el Protocolo de Kyoto, con el Mercado de Derechos de Emisión (instrumento desarrollado en la Unión Europea en el que se establece un total de permisos intercambiables para determinadas empresas y así cumplir el Protocolo) tal y como se plantea  hoy en día, no es eficiente.


La ineficiencia del Mercado de Derechos de Emisión de la Unión Europea para cumplir con el Protocolo de Kyoto radica en dos hechos de distinta índole, el primero es de carácter científico-ambiental y el segundo de carácter económico.

El mercado se basa en el intercambio de permisos de emisión, pero el daño que el CO2 causa no se genera directamente por las emisiones, sino por las concentraciones del mismo en la atmósfera (inmisiones). Las predicciones que se realizan sobre los efectos del cambio climático están basadas en las concentraciones de CO2, medidas en ppm (partes por millón, medida de concentración). Para que el mercado sea eficiente desde el punto de vista de la economía ambiental, los permisos deben estar basados directamente en el daño ambiental que se genera. El problema se encuentra en la falta de datos sobre los mecanismos que rigen la evolución del CO2 en la atmósfera. Es necesario encontrar una “matriz de transporte” que permita transformar emisiones a la atmósfera en concentraciones en dicho medio. Esto no es novedoso, puesto que ya se creó para el SO2 (Protocolo de Oslo), transformando las emisiones de este gas en cargas críticas de acidez en el suelo. Desde luego, no se pueden internalizar los costes ambientales sin conocer el daño que se genera.

Además, el mercado de derechos de emisión se encuentra mal diseñado. Esto es debido a:

  1. El número total de derechos de emisión creados es demasiado alto. Como se observa en la tabla siguiente, en el plan de asignación I (período 2005-2007) los permisos otorgados eran superiores a las propias emisiones
  2. La asignación de los derechos de emisión se realiza de forma gratuita y otorgándolos de forma directamente proporcional a las emisiones (en general, se otorgan más derechos de emisión a quien más emite). De este modo, no se incentiva la búsqueda por parte de las industrias de tecnologías más respetuosas con el medio ambiente.
  3. Las industrias afectadas son de sectores concretos (producción de energía, cemento, vidrio, porcelana…), generando aproximadamente el 50% del CO2 total que se emite. Por tanto, quedan fuera de este mercado el 50% de las fuentes generadoras de CO2.

Fuente:Fuente:Ministerio de Medio Ambiente

Como consecuencia, se produce un exceso de oferta, provocando que el precio de los derechos de emisión se mantenga bajo y desvirtuando aún más el mercado de estos permisos.

Conociendo ya las causas de la ineficiencia del mercado de permisos de emisión, se pueden plantear las distintas soluciones (asignación de los derechos por subasta, incrementar los esfuerzos en la investigación científica sobre la evolución del CO2 en la atmósfera, evitar la especulación en la bolsa de permisos…).

Por tanto, ¿es suficiente?, ¿existen intereses políticos? Les invitamos a reflexionar no sólo en este tema que es realmente importante, sino en cualquier problema social de los muchos que existen y en los que surgirán en el futuro. Les invitamos a pensar y proponer argumentos críticos frente a las soluciones que nos ofrecen los políticos.   ¿Esto es todo lo que se puede hacer realmente?


Autores:

Saray Ugidos Semán

José Luis Vicente Vicente

Enlaces de interés:

http://www.sendeco2.com/ Bolsa Permisos CO2

http://www.marm.es/es/cambio-climatico/temas/comercio-de-derechos-de-emision/ Ministerio de Medio Ambiente

http://webpages.ull.es/users/npadron/. Profesora Noemí Padrón Fumero, Universidad de La Laguna.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s